miércoles, 12 de septiembre de 2012

Imágenes Paganas


Muchas veces me pregunto que generaré en los jugadores, dts, público, cada partido que me toca dirigir, ¿qué imagen demuestro?, ¿como me ven? ¿qué cosas inspiro?.
Es cierto que lo más importante es saber como me veo yo (y no es un enunciado egocéntrico ni egoísta), ya que tengo que estar seguro de mí mismo para ser o estar seguro con el entorno y contexto…pero no tengo dudas de la importancia del “como me ven”  para hacer un análisis (y autocrítica) para ir mejorando, perfeccionando y potenciando mi perfil.
Analizando durante mucho tiempo formas y actitudes de  árbitros llego a “interpretar” innumerables comportamientos que personalmente hacen que el “mundo” vaya formando opinión del  perfil y  persona…confianzas y desconfianzas generadas.
Soy un convencido que una vez que uno se recibe de árbitro pasa a serlo en todos sus contextos (“se es árbitro siempre”).  Cada opinión, conducta  o comportamiento será  relacionada inmediatamente e incidirá con nuestro rol y función.
Desde un comentario hasta una opinión.
Desde las historias personales.
Desde un twitter hasta un face.
Desde un “me gusta” hasta una foto pública
Desde las tribunas hasta opiniones futboleras/ handboleras.
Desde charlas con jugadores y  dirigentes hasta la convivencia “simétrica” con nuestros colegas.
Desde la entrada en calor hasta la revisión de carnet, redes, camisetas,  pelotas.
Desde arengas en el equipo donde el árbitro juega (¿debería jugar un árbitro?) hasta la redacción de un informe al Tribunal de Penas.
Desde la vestimenta, prolijidad y aseo personal….hasta  gestos, posturas, cortes de pelo (sin interpretaciones passarelianas), etc., etc., etc…..y algunos etc. más.
Todo construye autoridad….todo….TODO…TODO….lejos de la actuación.
Después se verá que quiere cada uno de su vida arbitral….
Después se verá que quiere cada uno de su vida….
Después se verá que quiere cada uno…
Porque la autoridad se construye día a día,  partido tras  partido…y fuera del mismo.
Porque nada es casualidad….
Porque detrás de la construcción del perfil  hay un bagaje de “cuestiones” que hacen al árbitro (persona) creíble, confiable, respetable….humano………….... o no.
Porque como decía Shakespeare: “SER O NO SER”….. y esa es la cuestión….de “peso”.



Thedy Adjemian

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo!!!
    Cuesta hacerlo ver sobre todo en árbitros nóveles que todavía son "más jugadores" que árbitros.
    También esto tiene que ver con que somos dentro de la cancha como lo que somos fuera. Como somos en nuestra "vida privada" somos en nuestra "vida pública". Podemos "disimular" pero la gente, en general, y los árbitros, en particular, no pueden ser algo que no son, al final la verdad siempre sale a luz.
    Por eso lo fundamental para ser buen árbitro, con autoridad (no autoritarismo) es ser humilde y comprometido en nuestra vida cotidiana.
    Saludos,
    Yo

    ResponderEliminar