sábado, 16 de junio de 2012

Falta de límites (o el temor de no ser querido)

Los hijos lo piden, lo suplican (maquilladamente), lo precisan….lo NECESITAN.
Los padres, familiares, amigos, compañeros, entorno en general, lo requieren.
Palabra dura, comprometida, antipática….pero indispensable.
Cuántas veces queremos ponerla en práctica y las dudas de no “ser queridos/ aceptados” empiezan a flotar inmediatamente en nuestro inconsciente….y también consciente.
Un hijo sin límites, desborda….y vuelca.
Un entorno sin límites, nos lleva por delante…nos atropella.
Una pareja sin límites, nos absorbe…y nos asfixia.
Un partido sin límites…se nos dificulta…y se nos va de las manos.
He escuchado infinidad de veces (padres, docentes, público en general) quejarse de los “nenes”, de sus formas, modales, groserías, travesuras y todo lo imaginable que viene en la “cajita feliz”.
Quejas, reproches, pases de factura….

Y en el campo de juego?
Cuántos árbitros dicen que tal o cuál jugador, DT, auxiliar, es/ son insoportables, que con protestas (desmedidas o acumulativas) entorpecen e influyen negativamente en el desarrollo del arbitraje.
Y me pregunto?
Quién es el responsable?
Si un jugador, técnico, (ver también hijo), se “portan mal”….la culpa (llámese responsabilidad) es de ellos o nuestra (como árbitro…..o como padre).
Todo depende del (los) límites que querramos imponer, pero sepamos que no son ellos los “revoltosos” y “traviesos” del partido….de la vida misma. Simplemente (y no lo digo por sencillo), somos nosotros y nuestras inseguridades e incapacidades de “marcar terreno”…las que lo dificultan.
LÍMITE: Esa palabra dura, comprometida, antipática…pero necesaria que refleja tan solo nuestro temor de no ser queridos….o aceptados.


Thedy Adjemian

miércoles, 6 de junio de 2012

Seducido y abandonado

Muchas veces me pregunté que lo lleva a una persona elegir “ser árbitro”.
Investigué…pregunté… averigüé…me preocupé.
Jugador frustrado.
Por seguir ligado con el deporte.
Por exigencias del club.
Para conseguir chicas (como diría Charly García)
Por placer
Por hobby
Por lobby
Por conducción
Por sensación
Por $$$$$
Por u$s
Como experiencia
Por pasión
Por curiosidad
Por quién sabe que patología hereditaria….

Pues bien ya lanzados al ruedo. Cómo se soporta (sin experiencia), con el silbato a cuestas y con un compañero “rotativo” como mochila (entiéndase mochila), la presión ejercida por los jugadores, DT, dirigentes, colegas…. propias?. Cómo soportar los factores externos si ni siquiera por momentos nos soportamos a nosotros mismos.
Sabemos que hay asociaciones que, coordinador mediante, acompañan esta etapa…estos primeros pasos. Pero como hacer para “aguantar” las constantes “agresiones” del entorno, sin herramientas de personalidad todavía consolidadas y con los miedos y temores lógicos del inicio de la carrera.
Cuántas personas conocemos que abandonaron el arbitraje?. Cuántas no soportaron  la presión  del rol? Cuántos llantos “en silencio” observamos disimuladamente?. Cuántas broncas e impotencias vimos transformarse en depresiones solitarias? Cuántas soberbias imitadas autodestruyeron una carrera auspiciosa?
Es verdad que un árbitro debe “bancarse” todo esto (para ello eligió serlo) y justamente en los momentos complicados (sea cuando fuera) debiera sacar a relucir ese “fuego sagrado”……...la VERDADERA PERSONALIDAD.
Pero creo que es momento de  (re) pensar  algún tipo de apoyo para consolidar y fortalecer las seguridades e inseguridades del árbitro….de la persona.
Porqué no hay peor sensación para un ser humano que sentirse Seducido…..y “Abandonado”



Thedy Adjemian