lunes, 21 de mayo de 2012

La “culpa” del error


Hay algo peor que cometer un error….y es cometer dos..... o tres.
En el desarrollo de un partido, los árbitros nos enfrentamos con diversas decisiones que van desde simples fallos hasta complejas situaciones a resolver, y donde no siempre acertamos. Muchas veces no nos damos cuenta del error, pero otras tantas casi inmediatamente somos conscientes del desacierto.
Ante esta situación atravesamos un momento clave. Sentimos responsabilidad (¿y culpa?) y dentro de nuestro laboratorio cerebral decidimos el camino a seguir para “salvar” el error internamente asumido.
Convencido que cuando cometemos un error (y obviamente nos damos cuenta) estamos cometiendo UN ERROR. Ahora bien si queremos “emparchar”  dicha equivovación con un acto de “compensación”, no solo estamos siendo injustos sino que ahora los ERRORES cometidos se transforman en 2…. y así sucesivamente.
Cuando nos equivocamos…. NOS EQUIVOCAMOS….y PUNTO. Debiera no volver a ocurrir. Ahora bien si esa “culpa”, presión (interna o externa) o temor al error nos lleva a cometer otro,  estaremos llevando el partido a un laberinto lleno de inseguridades que nos conducirán sin peaje al  rotundo fracaso…. y a la injusticia extrema.
Un ERROR se “corrige” (entiéndase corrige, porque en realidad no hay corrección del error en un partido) con un ACIERTO….llevado adelante con firmeza, seguridad en si mismo y conducción, sin absurdas compensaciones que nos llevarán a una sucesión de equivocaciones por el simple hecho de “lavar” (¿o ensuciar?) nuestra conciencia.




Thedy Adjemian

5 comentarios:

  1. Es excelente tu aporte.
    Cuántas veces me ha tocado ver desde la Mesa, cómo se aplica "la Ley de la Compensación", llevando el error de un lado para el otro.
    Abrazo...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gabriel !!! Ojalá sirva...
      Te mando un abrazo grande y ya nos veremos en alguna cancha.

      Eliminar
  2. Es muy acertado tu análisis sobre el error arbitral...error humano.
    El laberinto mental, como tú bien lo llamas, va acompañado siempre de una gran cantidad de condicionamientos que interactúan emocionalmente y distraen nuestra mente, quitándonos LUCIDEZ MENTAL. Ejerciendo una fuerte presión la madre de todos los condicioantes... el MIEDO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Horacio !!!
      Ante todo agradecer por haberte tomado la molestia de leer el blog, responderme... y dejar tu valioso aporte.
      Es un orgullo que me esribas, y que no hace otra cosa que demostrar que fuiste responsable y profesional dentro...pero también fuera de la cancha....que es lo más difícil.
      Abrazo grande y nuevamente GRACIAS.

      Eliminar
  3. Es muy acertado tu análisis sobre el error arbitral...error humano.
    El laberinto mental, como tú bien lo llamas, va acompañado siempre de una gran cantidad de condicionamientos que interactúan emocionalmente y distraen nuestra mente, quitándonos LUCIDEZ MENTAL. Ejerciendo una fuerte presión la madre de todos los condicioantes... el MIEDO.
    Fuerte Abrazo!

    ResponderEliminar