lunes, 23 de abril de 2012

Del marketing al autoengaño


El ser humano es imperfecto…y quizás eso lo haga interesante.
Los árbitros como tal lo somos y es el reconocimiento y aceptación de nuestros errores el que nos hará crecer para poder (y querer) enfrentarlos para  así mejorar  partido tras partido nuestro rendimiento.
Hace pocos días leí una definición de autocrítica que me pareció interesante:

Capacidad de distinguir los propios errores y de querer/ poder enfrentarlos, proponerse hacer lo mejor posible para que éstos no vuelvan a repetirse. Es la capacidad de autoevaluarse, de ser sinceros con nuestros semejantes y fundamentalmente con nosotros mismos.

Veo, escucho, siento, huelo que poco autocríticos/reflexivos  que resultamos ser los árbitros, que van desde “el nos fue excelente”, pasando por el “lo manejamos de taquito” hasta las “falsas modestias” del “lo hicimos muy bien”  pero se puede mejorar”…genérico….grotesco.

No quiero hacer de esta reflexión un muro de lamentos ni mañana salir a pregonar a gritos nuestros errores cometidos, tampoco sesiones de terapia “gastóngaudistas”. Solo ser conscientes de los errores, queriendo y pudiendo enfrentarlos en beneficio propio y también de “ajenos” que puedan tomarnos (o no) como modelos o ejemplos a seguir.
Hay un tema del Cuarteto de nos  (mi banda favorita) que dice “mucha de mis mentiras ya son verdades”…. y que hasta nosotros mismos terminamos “comprando”.

El ser humano es imperfecto…y quizás eso lo haga interesante…
Y el árbitro como ser humano también….. y quizás eso lo haga CREÍBLE….y también CONFIABLE.


Thedy Adjemian

No hay comentarios:

Publicar un comentario