lunes, 23 de abril de 2012

Del marketing al autoengaño


El ser humano es imperfecto…y quizás eso lo haga interesante.
Los árbitros como tal lo somos y es el reconocimiento y aceptación de nuestros errores el que nos hará crecer para poder (y querer) enfrentarlos para  así mejorar  partido tras partido nuestro rendimiento.
Hace pocos días leí una definición de autocrítica que me pareció interesante:

Capacidad de distinguir los propios errores y de querer/ poder enfrentarlos, proponerse hacer lo mejor posible para que éstos no vuelvan a repetirse. Es la capacidad de autoevaluarse, de ser sinceros con nuestros semejantes y fundamentalmente con nosotros mismos.

Veo, escucho, siento, huelo que poco autocríticos/reflexivos  que resultamos ser los árbitros, que van desde “el nos fue excelente”, pasando por el “lo manejamos de taquito” hasta las “falsas modestias” del “lo hicimos muy bien”  pero se puede mejorar”…genérico….grotesco.

No quiero hacer de esta reflexión un muro de lamentos ni mañana salir a pregonar a gritos nuestros errores cometidos, tampoco sesiones de terapia “gastóngaudistas”. Solo ser conscientes de los errores, queriendo y pudiendo enfrentarlos en beneficio propio y también de “ajenos” que puedan tomarnos (o no) como modelos o ejemplos a seguir.
Hay un tema del Cuarteto de nos  (mi banda favorita) que dice “mucha de mis mentiras ya son verdades”…. y que hasta nosotros mismos terminamos “comprando”.

El ser humano es imperfecto…y quizás eso lo haga interesante…
Y el árbitro como ser humano también….. y quizás eso lo haga CREÍBLE….y también CONFIABLE.


Thedy Adjemian

miércoles, 18 de abril de 2012

Tributo a Juan José

Derecha, izquierda, derecha…
Izquierda, derecha, izquierda…
Caigo con cero,
Caigo con uno,
Caigo con 127...o 128
Arrastro pie de apoyo…apoyo pie de arrastre.
Ufffffffffff….
Miles de combinaciones más.

Complicada tarea la del árbitro detectar los pasos. Complicado controlarlos…difícil “acertar”.
Bien sabemos que cuando observamos pasos no contamos los mismos, sino que consciente (o inconscientemente) detectamos una “anomalía” en el desplazamiento del jugador (temporal…o espacial)………..Jamás encontré un árbitro  que cuente 1, 2, 3 (o 4, 5, 6)…decía un colega.

Personalmente considero que la no detección de pasos (o la falsa detección de los mismos) conlleva falta de concentración, de percepción y de lectura. Estoy convencido de ello como también (me incluyo) que a veces no tomamos consciencia de la importancia e implicancia de los mismo en el desarrollo y resultado de un partido.
Situaciones de 4 pasos que terminan en gol (o 7mts. + progresiva para el defensor).
Decenas de situaciones de pasos que pasan inadvertidas por todos…TODOS.
Varios pasos que pitamos cuando en realidad no se agotaron todavía los mismos.
Pasos que terminan en perfectos pases al circulador…. y peor, pasos que terminan con descalificación del defensor.
Sabemos que hay  jugadores que utilizan este recurso (sin quererlo) con mas asiduidad que otros. Sabemos que hay jugadores que lo tienen incorporado (sin intención) pero que llevan así una ventaja reglamentariamente prohibida.

Concentración…de eso se trata. No es matemático…solo concentración.
Porque la errada o la no detección influirán sin dudas en el resultado de un partido….silenciosamente


Thedy Adjemian