martes, 23 de octubre de 2012

Sudamericano de Menores PALMIRA 2012

Culturas diferentes.... inseguridades similares.
Inocencias a cuestas...temores compartidos.
Miradas cómplices... himnos atragantados
Padres babosos... hijos orgullosos
Podios que pasaron inadvertidos...
Jóvenes responsables... jóvenes respetuosos
Sin diversidad de clases... con igualdad de sentimientos
Altos...bajos
Flacos.... algunos con kilitos de más
Federales...unitarios
Montescos... capuletos

Sudamericano de Menores.... CUANDO LOS JÓVENES LE ENSEÑAN A LOS ADULTOS A DISFRUTAR DE UN TORNEO (y de la vida misma).... EN PAZ....

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Imágenes Paganas


Muchas veces me pregunto que generaré en los jugadores, dts, público, cada partido que me toca dirigir, ¿qué imagen demuestro?, ¿como me ven? ¿qué cosas inspiro?.
Es cierto que lo más importante es saber como me veo yo (y no es un enunciado egocéntrico ni egoísta), ya que tengo que estar seguro de mí mismo para ser o estar seguro con el entorno y contexto…pero no tengo dudas de la importancia del “como me ven”  para hacer un análisis (y autocrítica) para ir mejorando, perfeccionando y potenciando mi perfil.
Analizando durante mucho tiempo formas y actitudes de  árbitros llego a “interpretar” innumerables comportamientos que personalmente hacen que el “mundo” vaya formando opinión del  perfil y  persona…confianzas y desconfianzas generadas.
Soy un convencido que una vez que uno se recibe de árbitro pasa a serlo en todos sus contextos (“se es árbitro siempre”).  Cada opinión, conducta  o comportamiento será  relacionada inmediatamente e incidirá con nuestro rol y función.
Desde un comentario hasta una opinión.
Desde las historias personales.
Desde un twitter hasta un face.
Desde un “me gusta” hasta una foto pública
Desde las tribunas hasta opiniones futboleras/ handboleras.
Desde charlas con jugadores y  dirigentes hasta la convivencia “simétrica” con nuestros colegas.
Desde la entrada en calor hasta la revisión de carnet, redes, camisetas,  pelotas.
Desde arengas en el equipo donde el árbitro juega (¿debería jugar un árbitro?) hasta la redacción de un informe al Tribunal de Penas.
Desde la vestimenta, prolijidad y aseo personal….hasta  gestos, posturas, cortes de pelo (sin interpretaciones passarelianas), etc., etc., etc…..y algunos etc. más.
Todo construye autoridad….todo….TODO…TODO….lejos de la actuación.
Después se verá que quiere cada uno de su vida arbitral….
Después se verá que quiere cada uno de su vida….
Después se verá que quiere cada uno…
Porque la autoridad se construye día a día,  partido tras  partido…y fuera del mismo.
Porque nada es casualidad….
Porque detrás de la construcción del perfil  hay un bagaje de “cuestiones” que hacen al árbitro (persona) creíble, confiable, respetable….humano………….... o no.
Porque como decía Shakespeare: “SER O NO SER”….. y esa es la cuestión….de “peso”.



Thedy Adjemian

lunes, 10 de septiembre de 2012

Res non verba (por Darío Minore)


Cuando un árbitro dirige un partido, su función es observar los hechos que ocurren en el mismo y tomar decisiones en función de lo que ve. Idealmente si ve penal, debería cobrar penal, si ve gol debería cobrar gol y si no ve nada, debería dejar seguir el juego. Es decir que en el partido, el árbitro observa hechos y actúa en consecuencia a través de sus decisiones.
Esto mismo que ocurre en la cancha debería trasladarse al post partido: el árbitro debería observar, analizar, evaluar, comprender, entender, revisar (cualquier cosa, menos ignorar) lo hecho en los 20 x 40, para a partir de allí actuar y producir hechos que lo ayuden a mejorar y a no cometer los mismos errores la próxima vez (aunque muchos no lo quieran aceptar, los árbitros SIEMPRE cometemos errores).
La paradoja en este caso es que una persona que observa hechos y actúa “afectando” a los demás (jugadores, DTs, etc.) con sus decisiones, cuando tiene que realizar ese proceso de reflexión en sí mismo, muchas veces se queda en la palabra, en la excusa y en el porqué, pero no pasa a la acción (la generación de hechos) que lo ayude a mejorar.    
Hablando, conjeturando, analizando o reprochando (sin acción) no hay desarrollo. Para ser mejores cada día, tenemos trabajar (actuar), dejando de lado las palabras y los grandes enunciados. Cuando lo hagamos ya estaremos mejorando.
Está claro que en un ámbito en donde la “permanencia por sí misma”, los coquetos PowerPoints o “el dirigí excelente” están a la orden del día, el desafío se torna exigente, pero eso mismo lo hace más valedero, casi imprescindible y ……………..hasta obligatorio.    
Somos lo que hacemos, no lo que pensamos ni lo que decimos

Darío Minore

lunes, 3 de septiembre de 2012

Desnudos


Observo a  los árbitros jóvenes…
Pienso en los árbitros.
La carrera arbitral es complicada, compleja, con obstáculos, con presiones…por momentos ingrata.
Estoy convencido que nos necesitamos entre nosotros...para contenernos, apoyarnos, cuidarnos, aconsejarnos, protegernos.
Hay estructuras para ello: coordinadores, veedores, comisiones…pero a veces creo  que no alcanza.
Veo muchos jóvenes árbitros con dudas, crisis de identidad, algunos perdidos en la incertidumbre, otros con rumbo pero sin GPS.
Objetivos distorsionados, horizontes confusos, algunos con falsas modestias...otros con falsas inmodestias.
A lo largo de muchos años he visto planes de trabajo, power point ambiciosos, estrategias “orgánicas” o “de autor”, pero muchos de ellos quedaron solo en la tinta (o en el cartucho HP 122) y en pocos casos llegaron al silbato.
Sería interesante repensar estrategias en beneficio de los árbitros y no de los ojos políticos que buscan un posicionamiento personal “utilizando” a los “hombres de negro/ azul/ amarillo/ celeste como diapositivas para alcanzar su logro particular.
Las estructuras (no digo las personas) quizás deban  reformularse ya que muchas estén “vencidas” y sean perjudiciales para todos nosotros.
También estoy convencido que la asimetría de la autoridad está en plena mutación…pero me niego a perderla…sin soberbias.
Observo espejos polarizados donde los árbitros jóvenes no pueden verse reflejados.
Y a veces observo como árbitros desnudos con un silbato y en “soledad” combaten en terrenos complicados con el peligro de salir con “heridas” difíciles de cicatrizar.




Thedy Adjemian

sábado, 16 de junio de 2012

Falta de límites (o el temor de no ser querido)

Los hijos lo piden, lo suplican (maquilladamente), lo precisan….lo NECESITAN.
Los padres, familiares, amigos, compañeros, entorno en general, lo requieren.
Palabra dura, comprometida, antipática….pero indispensable.
Cuántas veces queremos ponerla en práctica y las dudas de no “ser queridos/ aceptados” empiezan a flotar inmediatamente en nuestro inconsciente….y también consciente.
Un hijo sin límites, desborda….y vuelca.
Un entorno sin límites, nos lleva por delante…nos atropella.
Una pareja sin límites, nos absorbe…y nos asfixia.
Un partido sin límites…se nos dificulta…y se nos va de las manos.
He escuchado infinidad de veces (padres, docentes, público en general) quejarse de los “nenes”, de sus formas, modales, groserías, travesuras y todo lo imaginable que viene en la “cajita feliz”.
Quejas, reproches, pases de factura….

Y en el campo de juego?
Cuántos árbitros dicen que tal o cuál jugador, DT, auxiliar, es/ son insoportables, que con protestas (desmedidas o acumulativas) entorpecen e influyen negativamente en el desarrollo del arbitraje.
Y me pregunto?
Quién es el responsable?
Si un jugador, técnico, (ver también hijo), se “portan mal”….la culpa (llámese responsabilidad) es de ellos o nuestra (como árbitro…..o como padre).
Todo depende del (los) límites que querramos imponer, pero sepamos que no son ellos los “revoltosos” y “traviesos” del partido….de la vida misma. Simplemente (y no lo digo por sencillo), somos nosotros y nuestras inseguridades e incapacidades de “marcar terreno”…las que lo dificultan.
LÍMITE: Esa palabra dura, comprometida, antipática…pero necesaria que refleja tan solo nuestro temor de no ser queridos….o aceptados.


Thedy Adjemian

miércoles, 6 de junio de 2012

Seducido y abandonado

Muchas veces me pregunté que lo lleva a una persona elegir “ser árbitro”.
Investigué…pregunté… averigüé…me preocupé.
Jugador frustrado.
Por seguir ligado con el deporte.
Por exigencias del club.
Para conseguir chicas (como diría Charly García)
Por placer
Por hobby
Por lobby
Por conducción
Por sensación
Por $$$$$
Por u$s
Como experiencia
Por pasión
Por curiosidad
Por quién sabe que patología hereditaria….

Pues bien ya lanzados al ruedo. Cómo se soporta (sin experiencia), con el silbato a cuestas y con un compañero “rotativo” como mochila (entiéndase mochila), la presión ejercida por los jugadores, DT, dirigentes, colegas…. propias?. Cómo soportar los factores externos si ni siquiera por momentos nos soportamos a nosotros mismos.
Sabemos que hay asociaciones que, coordinador mediante, acompañan esta etapa…estos primeros pasos. Pero como hacer para “aguantar” las constantes “agresiones” del entorno, sin herramientas de personalidad todavía consolidadas y con los miedos y temores lógicos del inicio de la carrera.
Cuántas personas conocemos que abandonaron el arbitraje?. Cuántas no soportaron  la presión  del rol? Cuántos llantos “en silencio” observamos disimuladamente?. Cuántas broncas e impotencias vimos transformarse en depresiones solitarias? Cuántas soberbias imitadas autodestruyeron una carrera auspiciosa?
Es verdad que un árbitro debe “bancarse” todo esto (para ello eligió serlo) y justamente en los momentos complicados (sea cuando fuera) debiera sacar a relucir ese “fuego sagrado”……...la VERDADERA PERSONALIDAD.
Pero creo que es momento de  (re) pensar  algún tipo de apoyo para consolidar y fortalecer las seguridades e inseguridades del árbitro….de la persona.
Porqué no hay peor sensación para un ser humano que sentirse Seducido…..y “Abandonado”



Thedy Adjemian

martes, 22 de mayo de 2012

Terapia de(s) pareja


A lo largo de mi carrera  tuve la posibilidad de ver muchas parejas de árbitros…de diferentes continentes… con diferentes culturas.
He visto parejas excelentes, muy buenas, regulares y malas.
He visto parejas parejas, desparejas, pajeras, pasajeras.
Afines, desafines, egocéntricas, excéntricas,  soberbias, humildes, extremadamente soberbias, extremadamente humildes.
Seguras, dubitativas, pistoleras, diarreicas,  firmes, cholulas, profesionales, amateurs, turistas…
Y entre todas ellas rescato (y destaco) la importancia en la elección de nuestro “compañero de ruta” convencido que las personalidades entre ambos deberán ser “químicamente” complementarias para una mejor y eficiente tarea.
Es fundamental tener una buena comunicación, dentro y fuera de la cancha, ser críticos, autocríticos, con ganas de mejorar día a día….y no solo desde el discurso. Poder apoyarse mutuamente. Saber y ser consciente de las fortalezas y debilidades de cada uno para complementarse en beneficio de una consolidación arbitral….y personal.
Por ello considero fundamental el “casting” o elección de nuestra “mitad”. Poder encontrar en nuestra pareja la persona que pueda ayudar a mejorar los puntos débiles de nuestra personalidad, para apoyarnos,  y que nuestras fortalezas sean también el punto de apoyo para él….casi por mitades….sin balanzas inclinatorias.
Es importante tener tiempo para hablar, aconsejarse, no dejar librado en la cancha las responsabilidades (e “irresponsabilidades”) de cada uno. Complementarse…buscando el equilibrio. Estoy convencido que las parejas mas confiables son las que logran un mismo “estilo de conducción”….complementándose……….… EQUILIBRANDO……lo imperfecto.


Thedy Adjemian

lunes, 21 de mayo de 2012

La “culpa” del error


Hay algo peor que cometer un error….y es cometer dos..... o tres.
En el desarrollo de un partido, los árbitros nos enfrentamos con diversas decisiones que van desde simples fallos hasta complejas situaciones a resolver, y donde no siempre acertamos. Muchas veces no nos damos cuenta del error, pero otras tantas casi inmediatamente somos conscientes del desacierto.
Ante esta situación atravesamos un momento clave. Sentimos responsabilidad (¿y culpa?) y dentro de nuestro laboratorio cerebral decidimos el camino a seguir para “salvar” el error internamente asumido.
Convencido que cuando cometemos un error (y obviamente nos damos cuenta) estamos cometiendo UN ERROR. Ahora bien si queremos “emparchar”  dicha equivovación con un acto de “compensación”, no solo estamos siendo injustos sino que ahora los ERRORES cometidos se transforman en 2…. y así sucesivamente.
Cuando nos equivocamos…. NOS EQUIVOCAMOS….y PUNTO. Debiera no volver a ocurrir. Ahora bien si esa “culpa”, presión (interna o externa) o temor al error nos lleva a cometer otro,  estaremos llevando el partido a un laberinto lleno de inseguridades que nos conducirán sin peaje al  rotundo fracaso…. y a la injusticia extrema.
Un ERROR se “corrige” (entiéndase corrige, porque en realidad no hay corrección del error en un partido) con un ACIERTO….llevado adelante con firmeza, seguridad en si mismo y conducción, sin absurdas compensaciones que nos llevarán a una sucesión de equivocaciones por el simple hecho de “lavar” (¿o ensuciar?) nuestra conciencia.




Thedy Adjemian

lunes, 23 de abril de 2012

Del marketing al autoengaño


El ser humano es imperfecto…y quizás eso lo haga interesante.
Los árbitros como tal lo somos y es el reconocimiento y aceptación de nuestros errores el que nos hará crecer para poder (y querer) enfrentarlos para  así mejorar  partido tras partido nuestro rendimiento.
Hace pocos días leí una definición de autocrítica que me pareció interesante:

Capacidad de distinguir los propios errores y de querer/ poder enfrentarlos, proponerse hacer lo mejor posible para que éstos no vuelvan a repetirse. Es la capacidad de autoevaluarse, de ser sinceros con nuestros semejantes y fundamentalmente con nosotros mismos.

Veo, escucho, siento, huelo que poco autocríticos/reflexivos  que resultamos ser los árbitros, que van desde “el nos fue excelente”, pasando por el “lo manejamos de taquito” hasta las “falsas modestias” del “lo hicimos muy bien”  pero se puede mejorar”…genérico….grotesco.

No quiero hacer de esta reflexión un muro de lamentos ni mañana salir a pregonar a gritos nuestros errores cometidos, tampoco sesiones de terapia “gastóngaudistas”. Solo ser conscientes de los errores, queriendo y pudiendo enfrentarlos en beneficio propio y también de “ajenos” que puedan tomarnos (o no) como modelos o ejemplos a seguir.
Hay un tema del Cuarteto de nos  (mi banda favorita) que dice “mucha de mis mentiras ya son verdades”…. y que hasta nosotros mismos terminamos “comprando”.

El ser humano es imperfecto…y quizás eso lo haga interesante…
Y el árbitro como ser humano también….. y quizás eso lo haga CREÍBLE….y también CONFIABLE.


Thedy Adjemian

miércoles, 18 de abril de 2012

Tributo a Juan José

Derecha, izquierda, derecha…
Izquierda, derecha, izquierda…
Caigo con cero,
Caigo con uno,
Caigo con 127...o 128
Arrastro pie de apoyo…apoyo pie de arrastre.
Ufffffffffff….
Miles de combinaciones más.

Complicada tarea la del árbitro detectar los pasos. Complicado controlarlos…difícil “acertar”.
Bien sabemos que cuando observamos pasos no contamos los mismos, sino que consciente (o inconscientemente) detectamos una “anomalía” en el desplazamiento del jugador (temporal…o espacial)………..Jamás encontré un árbitro  que cuente 1, 2, 3 (o 4, 5, 6)…decía un colega.

Personalmente considero que la no detección de pasos (o la falsa detección de los mismos) conlleva falta de concentración, de percepción y de lectura. Estoy convencido de ello como también (me incluyo) que a veces no tomamos consciencia de la importancia e implicancia de los mismo en el desarrollo y resultado de un partido.
Situaciones de 4 pasos que terminan en gol (o 7mts. + progresiva para el defensor).
Decenas de situaciones de pasos que pasan inadvertidas por todos…TODOS.
Varios pasos que pitamos cuando en realidad no se agotaron todavía los mismos.
Pasos que terminan en perfectos pases al circulador…. y peor, pasos que terminan con descalificación del defensor.
Sabemos que hay  jugadores que utilizan este recurso (sin quererlo) con mas asiduidad que otros. Sabemos que hay jugadores que lo tienen incorporado (sin intención) pero que llevan así una ventaja reglamentariamente prohibida.

Concentración…de eso se trata. No es matemático…solo concentración.
Porque la errada o la no detección influirán sin dudas en el resultado de un partido….silenciosamente


Thedy Adjemian

jueves, 22 de marzo de 2012

¿Cómo distinguir la sinceridad del engaño? o Pequeñas historias secretas de Grondona y Bottinelli

Soy de las personas que siguen creyendo:
En la gente.
En sus intenciones.
En la transparencia.
En que la pelota aún no está manchada…tampoco el silbato.

Sigo creyendo que nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario (quizás inocente…quizás ingenuo).
Sigo confiando en la labor de los árbitros. Así como hay jugadores que erran y aciertan, también los jueces lo hacen. Así como hay técnicos que plantean mal un partido o tienen decisiones desafortunadas…. también los “hombres de negro”
Nunca se me cruzó por la cabeza que Funes Mori tenga precio para errar tanto.
No me imagino que Madelón plantee esquemas mezquinos para perder...con la soga del descenso en su cuello.
Jamás sospeché que  J.J. Lopez (llamado Juan López) fuera beneficiario de “planes sociales”, planteando un equipo que hasta traiciona la propia historia de River....mandándolo al descenso.
Ni remotamente dudé de Silva, del gol en contra de Bottinelli, ni que a Sergio Goycochea le hayan querido regalar café colombiano ilimitado en aquel recordado 5 a 0.
No sospecho de Schiavi, del Bichi Fuertes, del Pollila Da Silva... ni de La Volpe.
Porqué los jugadores, técnicos, etc. pueden equivocarse sin sospecha de “compra” y los árbitros NO?
Porqué los errores de todos son errores y las equivocaciones de los jueces tienen precio en pesos, dólares, euros o manos mafiosas manipuladores de resultados ?
Porqué mientras Carrizo sigue con las manos heridas…
Chacarita sigue peleando "valientemente" en "zonas liberadas"…
Batista sigue buscando la Copa América...
Bottinelli vuelve a hacerse otro gol en contra ...
Y los dirigentes de Nueva Chigaco siguen "negociando" con barrabravas…. tengo que pensar que solo los árbitros son perfectos y sus errores cotizan en bolsa.

Mientras tanto…
Cómo hago para diferenciar…. la sinceridad del engaño?

miércoles, 14 de marzo de 2012

Merde pas supérieur à ce qu'il donne à l'âne

La ansiedad mata al hombre… y sabemos que es así.
Desde el primer día que nos proponemos objetivos, enseguida vamos tras el próximo, (o el próximo, próximo, próximo), sin pensar a veces las consecuencias de llegar rápido hasta el escalón deseado.
Para jugar en primera hay que consolidarse en las inferiores…
Para manejar en rutas complicadas, deberíamos antes tener la experiencia suficiente y necesaria para poner al auto en  caminos difíciles….
Para poder correr antes deberíamos saber caminar…
Para poder sumar, restar, dividir o multiplicar antes deberíamos saber los números…(o escuchar a Arjona)

Arbitralmente hablando sería bueno consolidar nuestro perfil, sentirnos seguros, con la experiencia y rodaje necesaria para afrontar partidos y/o etapas mas complicadas… por más tentador que resulte, y que seguramente haciendo las cosas bien y con seriedad llegarán.
He visto infinidad de veces como la aceleración en la complejidad de partidos, torneos, campeonatos han sido perjudicial para el árbitros por más que el mismo se consideraba seguro para afrontar tal desafío. Muchas veces el entorno tampoco ayuda “acelerando” con su discurso y buenas intenciones nuestro afán de saltear pasos, que por más deseados que sean, posiblemente perjudiquen nuestra carrera.
He observado también muchos árbitros que estás dando sus primeros pasos (o segundos, terceros o cuartos) que ya consideran que están capacitados para dirigir partidos de mucho mayor nivel, al punto de sentirse perjudicados o defraudados cuando no son designados para tales partidos, torneos o campeonatos, decidiendo muchas veces abandonar la actividad o afrontar la carrera arbitral con un desgano que seguramente resultará perjudicial para su carrera….y perfil.
Tiempo al tiempo…
Paso a paso…
Partido tras partido…
Silbato tras silbato…
No importa de quien sea el “refrán”
Lo fundamental es estar preparado…muy preparado, para que cuando nuestros designadores crean conveniente estemos capacitados y mentalmente seguros para poder afrontar el desafío…sin ansiedades…que como sabemos….matan al hombre….y también al árbitro.



Thedy Adjemian


lunes, 12 de marzo de 2012

Juegos de Seducción


Detrás de un árbitro hay un ser humano.
Detrás del ser humano hay un corazón.
Detrás del corazón hay sentimientos.
Y detrás del sentimiento hay toma de decisiones…

Difícil tarea la del árbitro. Tratando de impartir justicia con un silbato, un par de tarjetas, algunas gestoformas y miles de decisiones por tomar. Algunas sencillas, otras no tanto, y otras complicadas…muy complicadas, siempre entre la incómoda línea delgada entre el acierto y error. Rodeado muchas veces de decisiones antipáticas, severas…que conforman a unos y “enojan” a otros.

A lo largo de mi vida deportiva he visto varios tipos de perfil arbitral:

-          Los sheriff castrillistas, que disfrutan del tiroteo sirio, pegando balas arteras a “culpables e inocentes”.
-          Los Ghandistas, donde el amor y paz están por encima de la toma de decisiones, dejando un tendal de “heridos” en un lugar donde debieron y que nunca pudieron controlar.
-          Los sheriff ghandistas, que luchan incoherentemente entre las balas castrilistas y las plumas lamolinistas y que sin rumbo y perdidos en su (no) identidad navegan en su mar de confusiones a cuestas.
-          Los Narciso Bellistas, que con sus “juegos de seducción” y con el afán de ser queridos no toman decisiones comprometidas (y seguramente antipáticas) por el afán de ser aceptados y “amados” por “su” “público” (jugadores, DT, dirigentes, etc.etc) allí presentes.

Así podemos enumerar cientos de perfiles más: los Jorgerialistas (más preocupados por lo mediático que la tarea arbitral), los PanchoDottistas, los EnriquePintistas, los aníbalpachanistas, los amigueros, los autistas,  etc.etc.

Pero también encontramos (muchos) árbitros serios, profesionales, dedicados, que con su trabajo y preparación enaltecen y jerarquizan la tarea arbitral, sin atisbo de dudas.
Que importante es y será poder encontrarnos seguros, serenos, fuertes, justos, firmes para que todas nuestras decisiones (acertadas o no) estén libres de contaminación… sin, como diría el gran Cerati,…… “juegos de seducción”



Thedy Adjemian



martes, 10 de enero de 2012

Juglares del modernismo

Cuando asumimos cargos dirigenciales o técnicos (sea DT seleccionadores, responsables de árbitros, políticos, etc.) generalmente sabemos con anticipación la situación en que se encuentra el grupo o plantel que  tendremos a cargo en el período establecido. Conocemos en cierta medida la problemática, fortalezas, debilidades y recursos humanos y materiales (entre otros) que dispondremos a lo largo de la gestión. Preparamos (venimos preparando) y organizamos un proyecto acorde a los objetivos establecidos y trazamos  lineamientos que serán trabajados con el grupo en cuestión.

Personalmente pocas veces he visto la descripción de objetivos…concretos EVALUABLES.

Por ello no comulgo con la “vieja política” (no lo digo por viejo) que se caracteriza por trazar objetivos (cuando los trazan) tan amplios como de complicada “interpretación”… imposibles de evaluar.
Sería por demás interesante saber las metas claras propuestas para el período establecido para poder así ver con transparencia los logros alcanzados… (o no).

“Es un proyecto a largo plazo”
“Estamos en presencia de un recambio generacional”
“Hay una falta de compromiso de las federaciones o instituciones que hace tener un plantel sin calidad”
“Apostamos a tener un buen mundial”… (qué será un “buen” mundial?)
“Mejoramos en un puesto nuestra ubicación en el mundial anterior”… (22º en lugar de 23º).
“Confiamos ser uno de los mejores de América”… (participan 2 equipos del continente)
“Tenemos un plantel que se caracteriza por salir adelante”

Serenatas a la luz de la luna…
Poemas de amor y de paz…
Zamba de mi esperanza…
Juglares del modernismo…

Que interesante sería proponer objetivos concretos donde TODOS podamos ver los resultados de la gestión y observar con claridad si se alcanzaron las metas propuestas al inicio del proyecto (después podremos estar de acuerdo o no y seguir creyendo en el mismo)... Tal caso de Marcelo Bielsa que luego del fracaso de Corea-Japón se le renovó con excelente criterio su continuidad………………..…por lo menos para mí.

Que productivo sería escuchar:

“No clasificar para xxxx Torneo sería un fracaso”
“En 2 o 3 años tendremos varias parejas de árbitros en condiciones de pitar partidos definitorios”.
“Nuestro objetivo mundial es estar entre las primeras 10 selecciones del mundo”.
“Para el 2014 trataremos de alcanzar 150 árbitros en el plantel”
“Para el Panamericano xxxxx nuestro objetivo es salir campeón o sub-campeón”
“Para el Torneo xxxx no esperemos podio sino darle rodaje y experiencia a los más jóvenes”
“Para el 2012 tendremos 5 árbitros con posibilidades de rendir su graduación de árbitros IHF”

Etc etc etc

Evaluables…OBJETIVAMENTE EVALUABLES.

Cada uno elije sus formas y estarán en ellas su credibilidad ante pares y superiores.
Ser claros… de eso se trata…para ver si nuestro trabajo fue productivo. Para que no haya posibilidad que nuestro marketinero power point nos salve siempre de la sentencia del jurado.
"la honestidad cuesta pero siempre nos hace mas libres"
 
Thedy Adjemian

sábado, 7 de enero de 2012

De Disney a Interama

Apuesto a la capacitación arbitral, columna fundamental en la preparación y crecimiento de un árbitro.
Apuesto al profesionalismo (y no hablo de billetes), sino en la manera seria, comprometida y responsable de encarar la carrera en sí…cada partido.
Confío plenamente en la importancia de los test físicos, teóricos y en la utilización de las nuevas tecnologías aplicadas a la tarea del árbitro (llámese DVD, USB, mini disc, bluetooth, mini dvd, hdmi, magazine, cassete TDK 120´, súper 8, I pad, o la última versión del foul de ataque de Karabatic en el  play 3)…

…Pero creo que a veces fallamos en la realidad que mostramos.

He visto (lo he hecho personalmente y me lo crítico) dictar cursos a árbitros que están dando sus primeros pasos (o segundos y terceros) con videos de partidos, entre otros, de Francia/ España, Croacia/ Serbia (final bálcanica con presencia del ejército kosovo), o Alemania/ Croacia final de los JJOO….y lo lejos están estos (por ahora) de la realidad de estos “jóvenes” árbitros.
Considero mucho mas positivo mostrar nuestras realidades aunque quizás técnicamente (hablo de la presentación informática) no tengan la calidad y edición de las anteriores mencionadas, pero convencido que la cercanía a “nuestra mundo”,, donde ellos mismos o sus  compañeros son los “actores principales”  hacen mucho más productivo e interesante el aprendizaje……. arbitral.
No sirve la seducción de partidos internacionales con tanta técnica para mostrarlas a modo de capacitación para ESE momento de su vida arbitral. Hay que mostrarlas..SÍ…..pero solo a modo de información y conocimiento de lo que pasa en el mundo.
Cierto que requiere más trabajo de nuestra parte…
Cierto que requiere más dedicación…
Cierto que requiere más esfuerzo…
Pero que interesante sería poder analizar el partido de “Pablo” o de “Paula” en sus partido de infantiles o menores y no de la pareja de Júpiter pitando la final intergaláctica donde quizás el interés sea mas del capacitador que del propio árbitro que “recién” se inicia y es el que verdaderamente lo necesita.

Vivo en Lugano I y II………y mi mundo hoy es Interama ¡!!!


Thedy Adjemian

viernes, 6 de enero de 2012

Licencia para Conducir


Una cosa es “pitar...y otra muy diferente conducir.

Siempre sostuve que cuando uno dirige un partido vuelca en el mismo todo su pasado, presente, experiencia, vivencia (de vida), temores, fortalezas, debilidades y esa “cajita feliz” es la que lo hará un buen (o no) árbitro.

Desde que hacemos el curso todo lo que viene después: reglamento de juego, aprendizajes, experiencia personal (y ajena), preparación física, perfeccionamiento es la que volcamos luego en cada partido asignado… en todos los partidos.

Pero me pregunto:

Alcanza saber el reglamento de juego?
Alcanza tener una excelente preparación física?
Alcanza estar atento y concentrado durante (también antes y después) el partido?
Alcanza ver 1.238.908 videos, rendir 348.965 múltiple choice y encontrar de memoria la regla 11.8 inciso 15 folio 98,7 legajo 3, tomo 6 de la edición 1996 del idioma esloveno?

Creo fervientemente que NO.

Que hay un aspecto muy importante que poco tratamos en el desarrollo del árbitro y es precisamente la Conducción de un partido. Conducir desde los jugadores, DT, público, responsables de mesa, etc., etc., etc.
He visto excelentes reglamentaristas (ver Javier Castrilli) pero con grandes dificultades en la conducción de un encuentro (difícilmente un buen conductor pueda tener grandes dificultades reglamentarias ya que no sería un buen conductor).
Cómo transmitirle a ciertos árbitros que nunca estuvieron a cargo de grupos, de personas que puedan asumir el difícil rol de conductor de un partido si jamás antes han tenido la posibilidad de desarrollarse como tal (dentro o fuera del ambiente) y que obviamente van adquiriendo la experiencia durante su carrera...pero a veces  tarde).

Sin lugar a duda estoy convencido que hay que saber el reglamento de juego (nuestra Biblia). Hay que estar preparado física y mentalmente…pero tengamos en cuenta la importancia de CONDUCIR UN PARTIDO. Que los distintos actores confíen en nuestra capacidad, condiciones  y principalmente en nuestra  buena lectura del juego.
Porque no sea cuestión que choquemos…….y no habrá cinturón de seguridad que pueda salvarnos.



Thedy Adjemian

PD. A diferencia de las licencias para autos esta se renueva partido tras partido

martes, 3 de enero de 2012

Casuso Campeón !!!!

No lo conocí demasiado…pero muchas referencias de amigos, conocidos, jugadores, colegas, técnicos, certifican con norma ISO 9001 su inmensa capacidad profesional y  personal.
Me inspiraba respeto, trabajo, jamás una palabra de más…ni una de menos.
En su palmarés (de mis tarjetas) figura: muchos partidos que lo he dirigido, 0 amarillas, ningún 2 minutos y 0 descalificaciones y creo que 0,000000112 protestas (tuvo razón).... y muchas calladas (y que creo también tuvo razón).
Tuve la oportunidad de “pitarlo” muchas veces…y siempre TODOS sus equipos fueron correctos, respetuosos…como ÉL.

Estuvo trabajando (entre otros) en UGA (mi club) donde creo lo sintieron un armenio más.
Alguna vez hablamos de la vida….y alguna vez hablamos de handball.
Alguna vez compartimos un viaje…y alguna vez lo escuché esbozar alguna palabra en armenio.
Pero...JAMÁS lo escuché hablar mal de nadie.
Alguna vez le dí la mano…y creí que me había desaparecido dentro de la de él.

Es en estos momentos que uno dice: “Casuso es un verdadero campeón” porque consiguió lo que muy pocos consiguieron:
Ser respetado, valorado, admirado por muchos componentes del mundo handball... sin distinción de camisetas, banderas políticas, edades ni sexos.
Que orgullo debe ser para él ver en su muro de face (me imagino que en el cielo hay face) tantas manifestaciones de amor…sin intereses ni lobbismos muy comunes en nuestro entorno.
Ser reconocido por TODOS, principalmente por sus jugadores que al fin y al cabo son los verdaderos jueces de su vida profesional.

Se va un modelo de técnico…de persona.
Y que figura en su C.V:
Un profesional de excelencia, una persona transparente, una persona querida por todo el ambiente………sencillamente UN BUEN TIPO.
Sin protestas
Sin descalificaciones (en todo sentido).
Y certificado (que es lo mas importante) por TODOS los que componemos este maravilloso deporte.


Entre el bautizo y el entierro cada cual hace un camino,
y con sus decisiones, un destino. (Rubén Blades)


Hasta la victoria siempre


Thedy Adjemian