viernes, 21 de octubre de 2011

Incompatibilidad de funciones (entre el parecer y el ser)


Cada uno tiene su historia…  también su presente.
No podemos negar que en ambientes “chicos” hay actores que cumplen múltiples funciones: Presidentes de clubes  delegados, padres que son auxiliares, DT  novios/ esposos de jugadores,  etc etc….y muchos mas etc.
Son aspectos o relaciones ¿inevitables? y que cada dirigente o socio analizará  lo mejor para la institución que representa (sea club, federación, árbitros, etc.)
En lo personal trataré de analizar la incompatibilidad (o no) en la función arbitral…lo demás lo dejo en manos de los respectivos “gremios”.

Objetivamente existieron y existen:

-          Árbitros jugadores que lo hacen en divisiones donde participan jugadores o técnicos que los dirigen luego (o antes) habitualmente.
-          Árbitros que son técnicos (con la particularidad de ser rentados por una institución, además de ser los que posiblemente juzguen y califiquen a sus similares, con la presión "extra" que representa esto para los árbitros más jóvenes).
-          Responsables de árbitros que trabajan en instituciones.
-          Árbitros con influencia en decisiones de equipos.
-          Etc.
-          Etc.

Más allá que el fútbol es un “mundo aparte” (aunque ambos a su manera son rentados) no se me ocurre ver a:

-          Baldassi  jugar en Defensores de Belgrano
-          A Laverni ser DT de Dep. Merlo
-          A Pancho Lamolina ser DT de Independiente
-          A Diego Abal jugar en Rosario Central
-          A Furchi aconsejando en la elección de DT a All Boys, Atl. Rafaela o San Lorenzo.


Personalmente creo que para ser respetado (como autoridad) debemos elegir.
Para poder ser confiables (sin confusiones) debemos “decidirnos”  que queremos ser.
Entiendo que para los primeros años de formación arbitral pueden “convivir”  árbitro- jugador, pero que una vez consolidado, la elección debe ser una condición sin  “negociación”
En ningún momento pongo en tela de juicio la mala fe. En ningún momento pongo en duda la honorabilidad de la persona. Simplemente que la “convivencia” entre las funciones pueden ocasionar la confusión de los otros actores de no poder distinguir el error del engaño.
Por ello propongo desde este espacio (re) pensar la incompatibilidad de funciones y sentir que además de parecer…….. hay que SER.




1 comentario:

  1. Muy bueno el blog Teddy! Es muy interesante conocer la opinion de un arbitro experimentado como vos.
    Yo creo q hoy puntualmente estamos en un momento complejo, de mucha intolerancia y en el cual todos tenemos que colaborar para que los partidos transcurran con tranquilidad (sobre todo en categorias de base).
    Me gustaria ver a mas arbitros con pasión y amor por su profesion, a veces se aprecia cierta desidia, falta de ganas (no siempre por supuesto).
    Espero que todo esto mejore, este espacio es un buen punto de partida. Nos leemos, un abrazo

    ResponderEliminar