miércoles, 26 de octubre de 2011

Con la espada, con la pluma y la palabra

La noche del 24 quedará en la historia del handball argentino. Un día (in)creíble…sin dudas.
Y digo (in)creíble entre paréntesis no por casualidad. No creo que exista una victoria semejante  sin un atisbo de visibilidad previa.
Un trabajo en conjunto con ciertas características es confiable, exitoso y por demás CREÍBLE.
Jugadores, Cuerpo técnico y Dirigentes...también periodistas.
Un trabajo heroico…estratégicamente coherente….y brillante.
Por saber utilizar la espada dentro del campo de juego, con garra, con lucha. Por saber enfrentar y sobrellevar los momentos difíciles. Por saber dar la estocada final con humildad, sacrificio y entrega….fundamentalmente con firmeza.
Por saber utilizar la pluma. Porque en cada mensaje (sea por facebook, tweet, gráfica o lcd 42 pulgadas) el mensaje era claro: humildad, pasión, trabajo, agradecimiento y reconocimiento (sin actuaciones) … que no es poco, todo lo contrario…….es mucho.
Por saber utilizar la palabra. Porque en cada discurso aparecía esa entrega y bajo perfil característico de los “grandes”, sin demostraciones de quien la tiene más grande o quién ganó mas cosas… como decía el filósofo José Luis Félix Chilavert.
Fundamentalmente por saber interpretar la esencia de nuestro handball. De los valores que muchos nos supieron transmitir y que quizás por algún tiempo olvidamos o dejamos vencer por egos propios y ajenos.
Por luchar y tomarse con la misma responsabilidad sea cual fuera el rival.
Por tener la capacidad de confiar en los jóvenes….y también en los no tanto.
Por saber perder…
Por saber ganar…

Honor y gratitud… a estos jugadores, cuerpo técnico y dirigentes.
Honra sin par...
Porque la CREDIBILIDAD de las cosas, el éxito al fin, se consiguen con la coherencia entre
la  ESPADA, LA PLUMA…..Y LA PALABRA.




Thedy Adjemian

1 comentario: