domingo, 9 de octubre de 2016

Enreda2

Tiempos de Facebook y Twitter…
Tiempos de Instagram, Pinterest, Google + y  Tinder.
Tiempos de opiniones vertidas, sea el tema que fuera.
Tiempos de publicaciones:  de enojos, broncas, alegrías,  enigmáticos y merecimientos que creemos meritar por propia evaluación......emocional.
Tiempos de saber que bajo algún rol de autoridad (árbitro, docente, etc.) el mensaje u opinión  puede provocar confusiones y ser mal (o bien) interpretado… a gusto del consumidor.
Tiempos de escribir sin reparar,  en lo que se puede generar días o meses después  en personas con los que tengamos que  lidiar (y poner límites) en una cancha.
Tiempos de retwitteos que rozan la ética y  mal compañerismo. Tiempo de "seducciones" con técnicos, jugadores y público que  intentan ser fuera de la cancha mejores árbitros que dentro de la misma. 
Tiempo de egocentrismos, de creer que somos los mejores y dejarlo en claro hasta groseramente con algún comentario.
Tiempos de mensajes con opiniones combativas  donde la  política toma partido dejando en claro "off side" al árbitro, sin siquiera tener la necesidad de repetirlo en slow motion.
Los pensamientos en las redes sociales traen consecuencias, conscientes o inconscientes que pueden repercutir en la relación árbitro- jugador- DT…..evitables.
La tarea del árbitro no es solo dentro de la cancha. Uno al ser árbitro lo será en todo momento.....TODO..... momento.
Pertinencia.
Ubicación.
Ética.
Madurez.
24 horas. Asumiendo adulta y profesionalmente el ROL que ELEGIMOS.
Podemos ser modelos de futuras generaciones. Podemos ser ejemplos de árbitros que están construyendo sus primeros pasos (o no) y que necesitan reflejarse para poder moldear su perfil.
Podemos confundir emitiendo opiniones que rozan (o se llevan puesto) el rol. 
Confundimos……
Porque SER y PARECER……..…..esa es la cuestión



Thedy Adjemian

No hay comentarios:

Publicar un comentario