domingo, 21 de febrero de 2016

El Lenguaje Corporal

Base del texto: Vicenç Lopez
Modificado por: Thedy Adjemian


Vender o no Vender…..esa es la cuestión

Como árbitro, es importante acertar en las decisiones, pero igual de importante es comunicar a todos los asistentes del partido lo que se ha sancionado y, en consecuencia, que se ha decidido. Por esto, los árbitros tienen que saber comunicarse a través de todo un “arte” que es el Lenguaje Corporal.
Las situaciones en el balonmano pueden ser muy diversas. Los distintos actores pueden ver cosas diferentes a las vistas por el árbitro, por ángulo de visión, inexperiencia, fanatismo o por sentimientos manifiestos. Es por eso, que el árbitro responsable de la acción debe decidir cómo sancionar (tanto técnica como disciplinariamente) y su acierto no es tan solo en la acción, sino en que los demás también la entiendan.
Llegados a este punto, el árbitro puede ser todo lo creativo que quiera mientras explique bien la situación, sin excentricidades ni actuaciones hollywoodenses. A veces un exceso de creatividad puede llegar a ser ridículo. No podemos ver árbitros “tan explicativos” que den volteretas, por poner un ejemplo. Hay que transmitir seriedad, firmeza y elegancia para que los jugadores no pierdan el respeto al árbitro, con suficiente claridad para que tanto los jugadores, oficiales y espectadores tengan claro qué ha pasado.
A todo esto acompañarlo por un silbato moderado, y una actitud adecuada. Pitar una desposesión (falta en ataque, dobles, pasos…) fuerte y decidida y correr en dirección contraria con evidencia de firmeza, y que a todo el mundo le quede claro que algo ha pasado.
Al fin y al cabo, el body language no es solamente  un tema de gestoforma (natural o reglamentaria). También es expresar decisiones con firmeza y una expresión facial adecuada. Podes pitar algo que está al límite de una decisión y que sea correcto, pero si tu comunicación no verbal transmite dudas, perdes toda la credibilidad, no solamente para ese partido, sino que quizás para los posteriores. El lenguaje corporal es una herramienta de los árbitros para transmitir credibilidad, seguridad y confianza.
Aun así las federaciones echan mano en el asunto. Hay federeciones que piden que el body language sea muy claro, muy gráfico, y hay otras que piden que sea austero, depende del director técnico arbitral de cada una. Un lenguaje corporal mas austero puede transmitir más seriedad pero también más rigidez y distancia. En el lado opuesto puede transmitir que el árbitro no le interesa el partido y que se lo toma demasiado a la ligera, cosa que tampoco es bueno. Encontramos también otras formas: gestos amiguistas, ponciopilatistas, viborescas, etc…que no son positivas para el desarrollo del partido y de la empatía a conseguir. Hay que encontrar un equilibrio
Lo que está claro es que ni a los actores del partido ni a los espectadores  les gusta sentirse ignorantes, y el body language ayuda a entender lo que ha pasado, de modo que todos entiendan lo que está pasando. Lo compartirá o no, pero sabrán que el árbitro ha pitado, sancionado o decidido
Porque Vender o no Vender…. esa es la cuestión….. de generar confianza, credibilidad y construcción de atmósfera...........Positiva.

Base del texto: Vicenç Lopez
Modificado por: Thedy Adjemian


No hay comentarios:

Publicar un comentario