miércoles, 31 de julio de 2013

De Lázaro y Fariña al Chavo del 8



Muchos años de arbitraje.
Muchos años observando partidos
Kilómetros recorridos, batallas ganadas, empatadas y perdidas.
Siempre confié en la honestidad del árbitro (de handball). Más allá de aciertos, errores, horrores y “orrores” nunca dudé de la intencionalidad, no viendo hasta el momento parcialidades conscientes en el accionar de los mismos.
Errores… muchos
Soberbias… demasiadas
Displicencias… ni hablar
Influencias de localía,  faltos de estado físico, faltos de compromiso, “copeteados”,  carentes de personalidad….para ambos equipos….también.
Sanciones, decisiones, exclusiones, descalificaciones, infracciones debatibles ….infinitas. Aciertos también.
Siempre me pregunté que lo hace pensar a un jugador, DT, dirigente,  espectador creer que un árbitro desfavorezca a su equipo…. con INTENCIÓN.
Con $$$$, dólar blue, bonos YPF, títulos  negociables podría dudarlo (como en todo ámbito donde esté presente el “vil metal”), pero el arbitraje en handball  por suerte lejos está de esa realidad.
El error es pasible de enojo.
El horror ni hablar….más aún los producidos influyentes en el resultado….pero creer que el error es premeditado no entra en mi inocente cabeza que va perdiendo algunos pelos con el paso de los años.
Hay árbitros muy buenos, buenos, regulares y malos
Hay jugadores muy buenos, buenos, regulares y  malos también
Pero una cosa es confundir burro con ladrón, asno con delincuente,  “gato” con rati,   cuatrero con chorro…..y creer que el desacierto del árbitro forma parte de un estratégico accionar delictivo en busca del preciado botín.
Las protestas desmedidas no corrigen los errores arbitrales.
Las quejas ampulosas no hacen del mal árbitro... un buen árbitro.
Solo el aporte bien intencionado, constructivo y paciente de todas las partes harán  que construyamos un pacífico y  positivo……..recambio generacional


Thedy Adjemian


1 comentario:

  1. Hola Thedy: sabés que me quedé leyendo y releyendo tu posteo; y me puse a pensar que JAMÁS en los años que tengo de vinculación con el Handball (y solo me hago cargo de lo que digo por el Handball), pensé que un árbitro (o los dos) pudiese estar comprado.
    Nunca puse en duda su honestidad intelectual al "pitar", aunque sí me hago cargo que he dudado en muchas ocasiones de su conocimiento y/o formas de aplicar el Reglamento de Juego.

    Sin embargo, y a raíz de algunas experiencias personales, sí debo decir que dudo de la honestidad con que algunos árbitros elaboran sus Informes al Tribunal de Disciplina.
    He tenido ocasión de leer informes que agregaban palabras jamás pronunciadas, que denunciaban la "intención" del denunciado cuando se acercó a hablar acerca de un fallo, etc.
    Incluso más, he leído un informe en el que a un conocido técnico (y árbitro) se lo acusó de violencia y agresividad por "señalar con el dedo a quien le pedía hablar" (sic).

    Y yo me pregunto, ¿cuando un árbitro está más preocupado por "adornar" un informe, no está siendo deshonesto?
    Sé que se los forma y prepara (y hasta les controlan) para que redacten sucinta y cabalmente los hechos. Sin embargo, mi experiencia personal me indica que muchas veces, en algunos escritos elevados al HTP de Fe.Me.Bal. hay cierto tufillo a venganza. Y eso sí que es ponerle ficción, diría el locuaz Fariña...

    ResponderEliminar