miércoles, 14 de marzo de 2012

Merde pas supérieur à ce qu'il donne à l'âne

La ansiedad mata al hombre… y sabemos que es así.
Desde el primer día que nos proponemos objetivos, enseguida vamos tras el próximo, (o el próximo, próximo, próximo), sin pensar a veces las consecuencias de llegar rápido hasta el escalón deseado.
Para jugar en primera hay que consolidarse en las inferiores…
Para manejar en rutas complicadas, deberíamos antes tener la experiencia suficiente y necesaria para poner al auto en  caminos difíciles….
Para poder correr antes deberíamos saber caminar…
Para poder sumar, restar, dividir o multiplicar antes deberíamos saber los números…(o escuchar a Arjona)

Arbitralmente hablando sería bueno consolidar nuestro perfil, sentirnos seguros, con la experiencia y rodaje necesaria para afrontar partidos y/o etapas mas complicadas… por más tentador que resulte, y que seguramente haciendo las cosas bien y con seriedad llegarán.
He visto infinidad de veces como la aceleración en la complejidad de partidos, torneos, campeonatos han sido perjudicial para el árbitros por más que el mismo se consideraba seguro para afrontar tal desafío. Muchas veces el entorno tampoco ayuda “acelerando” con su discurso y buenas intenciones nuestro afán de saltear pasos, que por más deseados que sean, posiblemente perjudiquen nuestra carrera.
He observado también muchos árbitros que estás dando sus primeros pasos (o segundos, terceros o cuartos) que ya consideran que están capacitados para dirigir partidos de mucho mayor nivel, al punto de sentirse perjudicados o defraudados cuando no son designados para tales partidos, torneos o campeonatos, decidiendo muchas veces abandonar la actividad o afrontar la carrera arbitral con un desgano que seguramente resultará perjudicial para su carrera….y perfil.
Tiempo al tiempo…
Paso a paso…
Partido tras partido…
Silbato tras silbato…
No importa de quien sea el “refrán”
Lo fundamental es estar preparado…muy preparado, para que cuando nuestros designadores crean conveniente estemos capacitados y mentalmente seguros para poder afrontar el desafío…sin ansiedades…que como sabemos….matan al hombre….y también al árbitro.



Thedy Adjemian


No hay comentarios:

Publicar un comentario