lunes, 21 de noviembre de 2011

La lección de Franco de Vita


Siempre me pareció interesante apostar a los jóvenes…con las consecuencias que puedan traer. Quizás el legado de algunos maestros que tuve (y tengo), Rubén Cazamajou, Mariano Narodowski, Donato Pacífico entre otros, quienes siempre confiaron en las nuevas generaciones y que éstos (los jóvenes), más allá de ciertas “inexperiencias”  demostraron y demuestran garra, frescura, desfachatez y valores que hacen que las cosas no sean ni mejor ni peor….simplemente diferentes…muy diferentes.
Obviamente valoro y rescato la madurez, los años de aprendizaje, ciertos valores (algunos desgraciadamente perdidos), orden, compromiso, responsabilidad…..pero…………
Ayer tuve la suerte de ir a ver el recital de Franco de Vita. Una voz entrañable, autor de letras increíbles...con sus años a cuestas... y muchas cosas que me dejaron pensando y reflexionando.
Desfilaron (y obviamente cantaron) junto al él varios invitados…reconocidos (Soledad, Leonel García), otros no tanto (Debi Nova, Santi Cruz) y otros auténticos jóvenes  desconocidos que De Vita apostó y se jugó por ellos…confiando en sus condiciones que una persona con la capacidad del venezolano solo pueden detectar.
Cómo habrá sido la apuesta que quizás el tema más importante de este año lo interpretó con una fan que un día antes había hecho cantar por casualidad desde la platea. Lo maravilló, lo cautivó, vio sus condiciones y no dudó por hacerla cantar junto a él en la función del domingo delante de 7.000 personas.
De Vita mostró como pueden convivir con un verdadero líder (escribo líder e inevitablemente escribo Bielsa), prestigio, voces reconocidas, otras no tanto y apostar sin dudarlo a jóvenes talentos asignándoles a éstos  un lugar de importancia y no de relleno marketinero.

Apostar a los jóvenes.
Asignarles un rol protagónico.
Jugarse…dándoles junto a ese respaldo responsabilidades, compromisos, seguridades y humildades.
Será sumamente enriquecedor poder confiar en ellos eligiendo entre quienes hacen las cosas bien, con seriedad y profesionalismo...porque las cosas bien hechas…
no tienen edad…ni dueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario