jueves, 13 de octubre de 2011

Qué ves cuando me ves?

¿Somos conscientes que una cosa es como nos vemos y otra quizás muy diferente como nos ven? (jugadores, técnicos, público, dirigentes)
¿Somos conscientes que quizás nuestra visión de nosotros mismos  es completamente diferente a la de los demás?
¿Sabremos realmente lo que generamos?
¿Sabremos realmente como nos ven?...que imagen tienen de nosotros?
¿Cuántas veces?  hacemos o demostramos una cosa y realmente transmitimos otra?
Nos sentimos seguros, firmes pero quizás demostramos otra cosa?
Creemos ser débiles y quizás nuestro entorno percibió algo diferente?
Creímos ser merecedores del partido final pero terminamos pitando el 5º/6º puesto….. o el último lugar?
Pensamos que éramos mejores que otros, pero que la realidad nos demostró lo contrario?
La única verdad sobre nosotros es la nuestra?
Somos realmente quienes demostramos ser?
Coincidirán las visiones propias y de nuestro entorno sobre nuestra persona?
Somos…
Sabremos…
Cuántas…
Coincidiremos…
Pero…
Como dice la canción de Divididos…
QUÉ VES CUANDO ME VES?


Creo que sería un aporte muy importante para ver “otra” realidad.

3 comentarios:

  1. Importa realmente cómo nos ven los demás? que importe cómo nos vean o dejen de vernos,es sólo la consecuencia de vivir para el afuera...Lo único importante es como nos vemos nosotros mismos,y que eso que vemos en el espejo,coincida con lo que hay en el hueco más recóndito de nuestro corazón.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con el comentario de anónimo si no estuviéramos hablando de arbitraje. Creo personalmente que es importante lo que transmitimos en una cancha, lo que generamos en los jugadores, técnicos, espectadores. Estará en nuestro control del partido, lenguaje corporal, decisiones, etc lo que hara normal (o no) el desarrollo del partido.

    ResponderEliminar
  3. Yo pasé por todas las etapas,como jugador, como árbitro,como técnico y ahora como público,puedo decir por mi experiencia que sí importa como te ves en la cancha y lo que trasmitís debe ser seguridad y estar atento a no caer en desniveles entre los equipos y el público, es decir si se mantiene ese delgado equilibrio las cosas salen bien aunque se tenga errores arbitrales...

    ResponderEliminar