martes, 26 de abril de 2011

El lenguaje corporal


Generalmente cada uno de nosotros transmitimos mensajes de diferentes maneras y que cada receptor analizará según su interpretación.
Nuestra forma de hablar, nuestros gestos, nuestras expresiones, nuestras posturas, todo trae consigo un claro mensaje y todo mensaje trae un significado.
Cuantas veces hemos estado con personas que nos transmiten paz, nervios, seguridad, ira o calma.
Cuantas veces hemos visto actuaciones arbitrales que reflejan todo esto. Muchas veces interpretada por la toma de decisiones acerca de una o diferentes jugadas y muchas otras por apariencias e imágenes exteriores que nos demuestran diferentes conductas.

Cada gesto, cada postura…todo es indicador de algo.
Cuantas veces (mas allá de la experiencia) hemos observado árbitros que con su tranquilidad y firmeza encausan partidos complicados y cuantas veces con soberbia y displicencia desencarrilan partidos con desarrollos normales.

Desde  formas de peinarse.
Desde formas de pararse.
Desde formas de caminar y correr.
Desde mano/s en la cintura (cuál desprecio o subestimación) hasta la máxima concentración en partidos con desarrollos poco atractivos (y con mucha diferencia de gol).
Desde gestoformas apáticas.
Desde formas de desplazamientos en el terreno de juego.
Desde formas de sancionar progresivamente
Desde miradas…desde la coordinación en nuestros brazos.
Desde el color del reloj…desde la vestimenta (también antes del partido).

Todo nos indica algo.
Todo nos transmite algo.

Como dice una conocida canción: “solo es una cuestión de actitud”. Y en cada una de ellas se reflejará la manera seria y profesional de conducir un partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario