martes, 3 de octubre de 2017

DESPRESTIGIADOS



Cuando se habla de arbitraje generalmente se hace desde la protesta, queja, reclamo, siempre con un hilo de sospecha o carretel de dudas. Se pone énfasis en el error (u horror), resaltando falencias, faltas de capacidad, preparación y que por el solo hecho de ser “profesionales” tienen y deben robóticamente acertar en todos sus fallos.
Centenares de reclamos (muchos de ellos seguramente fundados), tanto descontento que  DESPRECIAN la tarea. Las estadísticas demuestran claramente el poco ¿crecimiento? y por consiguiente la complejidad año tras año del designar con cantidad y calidad los partidos federativos.
Este desprecio que la sociedad hace constantemente (también la sufren los docentes entre otros) influye en forma negativa en los jóvenes aspirantes que escapan del arbitraje porque no se sienten realizados ni personal ni deportivamente. Muchos de ellos jóvenes y adolescentes en formación donde además de su rol también están transitando el afianzamiento de su personalidad y carácter.
TODOS somos responsables. Tamaño menosprecio, rechazo y hasta humillación acaba con abandonos prematuros, deserción, desgano,  apatía en donde unos pocos (muy pocos)  salen ilesos.
TODOS debiéramos replantearnos qué y cómo queremos seguir, y que resultados estamos generando con nuestras reacciones.
Instituciones, dirigentes, jugadores, técnicos, árbitros, público, TODOS  debemos (RE)pensar. EL DEPRESTIGIO ES EXPULSIVO, tanto así que sorprende negativamente el (nulo o escaso) aporte en material humano que aportan los clubes en este aspecto. Basta hacer la ecuación de cantidad de jugadores que posee cada Institución y cuantos árbitros aportan a la Asociación. Cada uno que trate de considerarlo y después reflexionar….. o no.
Quejas muchas…aportes, pocos. Los árbitros salen de los clubes, no hay árbitros extraterrestres. No hay fórmulas mágicas, sólo la construcción en conjunto.
Hay ejemplos positivos en otros deportes. El rugby por ejemplo. Muchas de sus instituciones ponen énfasis en las formas de dirigirse al árbitro, en el respeto y sus formas. El insulto y reclamo constante no atrae, por el contario,  ESPANTA, más aún si viene de las personas adultas,  ejemplos y referentes de cada institución.
No pido clemencia. No pido aplausos…. No soy quién…
Solo el raciocinio suficiente para transformar el DESPRECIO  en PRESTIGIO .
Porque peor que un buen, regular o mal árbitro será la ausencia del mismo.


Thedy Adjemian


jueves, 14 de septiembre de 2017

Me Amo

Días atrás escuchaba atentamente a un jugador de fútbol dar detalles acerca de su referente. Nombraba a Luis Suárez; y de como trataba imitar y aprender sobre sus posturas, pegadas y saltos entre otros  aspectos.... estudiado detalladamente.
A partir de allí investigué varias notas a otros  jugadores y todos coincidían en el aprendizaje sobre un modelo, llámese Cavani, Agüero, Neymar,  Higuaín, etc. (Messi es imposible de imitar y copiar) y la repercusión  en ellos cual espejo a mirar.
A raíz de esto, en mis capacitaciones y charlas pregunté a distintos árbitros quienes eran sus modelos internacionales y si a modo de aprendizaje e interés personal observaban partidos top a nivel mundial.
Me sorprendí.... aunque lo intuía.
Casi nadie conoce los nombres, observa árbitros ni partidos del viejo continente, donde se encuentran los mejores. Sólo observan (algunos también analizan) sus propios partidos regionales.
A mi entender los árbitros debieran hacerse un serio replanteo sobre esta cuestión. Del como crecer, aprender, mejorar. Los capacitadores estamos para ayudarlos, pero no somos el Google arbitral.
Ojalá pudieran dedicarle menos tiempo a la redes sociales y mas de ese tiempo a su  propia preparación.
Masturbarse mirando solo sus partidos no satisface su pleno desarrollo.
A mayor información, mejores resultados.
A mayor dedicación, mayor autoconfianza.
Más horas culo (sentarse a trabajar). Menos Jorge Rial y tratar de enriquecerse culturalmente para ser personas idóneas para conducir, gestionar y dirigir un partido con MADUREZ. Esa madurez que muchos actores del handball reclaman a viva voz.

Thedy Adjemian


sábado, 6 de mayo de 2017

(Dis)capacitados

 El aprendizaje continuo es el eje del crecimiento….. personal
Pero generalmente cuando hablamos de aprendizaje nos referimos al alumno, al árbitro,  al opuesto asimétrico del que cumple el rol del ¨lugar del saber¨.  A los que  débilmente  creemos que son los únicos que deben incorporar conocimientos para poder mejorar y trascender en su tarea… en la vida misma.
Escribimos, planificamos, pensamos…. pero difícilmente nos preocupamos por ir en busca de conocimientos, actualización, capacitación, innovación y estrategias, donde  apaciblemente  esperamos el cómodo ¨Delivery¨ para adquirir algún tipo de contenido que después trabajaremos con nuestros alumnos y/o  árbitros.
Recorro el continente, el mundo, sociedades, diferentes culturas,  y observo habitualmente que aquellas personas que piden a gritos, exigen, promulgan y demandan aprendizaje,  son los que a la hora de capacitarse flaquean o fintean por calles sinuosas su propia formación.
Ponemos el foco en el árbitro pero nos olvidamos que para que haya buenos árbitros necesitamos buenos capacitadores, formadores, comprometidos, profesionales aunque pertenezcamos a un mundo/ deporte amateur.
Sin buenos docentes difícilmente tengamos buenos alumnos.
Sin buenos formadores y capacitadores difícilmente tengamos buenos árbitros.
Podemos ser modelo, reflejo o  imagen de nuestros ¨alumnos¨. Para exigir y reclamar  los primeros que debemos exigirnos y capacitarnos somos nosotros mismos.
¨Mi cabeza no es un vaso por llenar,
Es una luz a ser encendida.
Me esforzado en ser buen alumno
Pero nunca presumo de lo que sé
Como el tridente de Neptuno
Tengo el poder de mi saber¨



Thedy Adjemian

domingo, 9 de octubre de 2016

Enreda2

Tiempos de Facebook y Twitter…
Tiempos de Instagram, Pinterest, Google + y  Tinder.
Tiempos de opiniones vertidas, sea el tema que fuera.
Tiempos de publicaciones:  de enojos, broncas, alegrías,  enigmáticos y merecimientos que creemos meritar por propia evaluación......emocional.
Tiempos de saber que bajo algún rol de autoridad (árbitro, docente, etc.) el mensaje u opinión  puede provocar confusiones y ser mal (o bien) interpretado… a gusto del consumidor.
Tiempos de escribir sin reparar,  en lo que se puede generar días o meses después  en personas con los que tengamos que  lidiar (y poner límites) en una cancha.
Tiempos de retwitteos que rozan la ética y  mal compañerismo. Tiempo de "seducciones" con técnicos, jugadores y público que  intentan ser fuera de la cancha mejores árbitros que dentro de la misma. 
Tiempo de egocentrismos, de creer que somos los mejores y dejarlo en claro hasta groseramente con algún comentario.
Tiempos de mensajes con opiniones combativas  donde la  política toma partido dejando en claro "off side" al árbitro, sin siquiera tener la necesidad de repetirlo en slow motion.
Los pensamientos en las redes sociales traen consecuencias, conscientes o inconscientes que pueden repercutir en la relación árbitro- jugador- DT…..evitables.
La tarea del árbitro no es solo dentro de la cancha. Uno al ser árbitro lo será en todo momento.....TODO..... momento.
Pertinencia.
Ubicación.
Ética.
Madurez.
24 horas. Asumiendo adulta y profesionalmente el ROL que ELEGIMOS.
Podemos ser modelos de futuras generaciones. Podemos ser ejemplos de árbitros que están construyendo sus primeros pasos (o no) y que necesitan reflejarse para poder moldear su perfil.
Podemos confundir emitiendo opiniones que rozan (o se llevan puesto) el rol. 
Confundimos……
Porque SER y PARECER……..…..esa es la cuestión



Thedy Adjemian

jueves, 26 de mayo de 2016

S.O.S. ÁRBITRO......Una especie en extinción

Muy buenos, buenos, regulares o malos.
Copados, carismáticos, amargos, fríos o soberbios.
Sin historia, jugadores frustrados, adolescentes en ebullición o estudiantes sin recursos.
Pero cada vez………..MENOS
Motivos?….variados:
Falta de voluntad de asumir un rol de autoridad?
Ser centro de insultos y quejas, depositario de angustias o problemas del público que descargan sus iras y emociones en una persona con un silbato?
Adolescentes que prefieren las pantallas y/o disfrutar con amigos momentos que ya no volverán?
Infinidad de horas lejos de casa, compañeros y familia?
Viajes y distancias a recorrer con llegadas tardes con algunos lugares complicados incluídos?
Muchos motivos mas.

Los jugadores se quejan.
Los técnicos se quejan.
Los clubes se quejan.
Los directivos se quejan.

Pero pocos hacen por ellos.
Por querer darles libertad, terminaron liberándose de ellos y desde los senos de conducción nadie fomenta el “SER ÁRBITRO”, por el contrario, se lo denigra y subestima cada día con más frecuencia.
Es hora de pensar. Los clubes deben pensar…….y actuar.
Porque ya NADIE quiere ser árbitro, y el mañana ya es hoy.
Y quizás hoy……..ya sea tarde.




Thedy Adjemian




lunes, 2 de mayo de 2016

Enredados

Tiempos de Facebook…
Twitter…
Instagram, Pinterest, Google + y  Tinder.
Tiempos de opiniones vertidas, sea el tema que sea.
Tiempos de publicaciones:  enojos, broncas, alegrías,  enigmáticos.
Tiempos de saber que bajo algún rol de autoridad (árbitro, docente, etc.) el mensaje u opinión  puede provocar confusiones y ser mal (o bien) interpretado… a gusto del consumidor.
Tiempos de adolescencias permanentes…..de escribir sin reparar,  en lo que se puede generar días o meses después  en personas con los que tengamos que  lidiar (y poner límites) en una cancha.
Los pensamientos en las redes sociales traen consecuencias, conscientes o inconscientes que pueden repercutir en la relación árbitro- jugador…..evitables.
La tarea del árbitro no es solo dentro de la cancha. Uno al ser árbitro lo será en todo momento..TODO momento.
Pertinencia.
Ubicación.
Profesionalismo.
Ética.
Madurez.
Dentro y fuera. Open 24 hs. No se cierra por vacaciones.
Podemos ser modelos de futuras generaciones. Podemos ser ejemplos de futuras generaciones. Podemos confundir emitiendo opiniones que rozan el rol. Confundimos……
Porque SER y PARECER……..…..esa es la cuestión



Thedy Adjemian


martes, 19 de abril de 2016

La Grieta

La  crítica y descontento hacia los árbitros es un hecho histórico que no tiene vencimiento, que se repite año  tras año,  generación tras generación, sin distinción de sexo, raza, cultura o religión.
Todos los que hemos transitado por el arbitraje tuvimos algún problema, disgusto o malestar creyendo de ambas partes que algo estaba fallando.
Pero pasan los años, el mundo cambia, las tecnologías avanzan,  las generaciones se van transformando y el desencanto y malestar hacia los árbitros siguen en pie, anclado…firme como esas cosas que nunca se modifican.
Yo me pregunto donde estará el punto serio a reforzar/ trabajar/ cambiar/ debatir…
Yo me pregunto si algunos árbitros cuando sienten (sienten?) que algo les salió mal se esfuerzan y trabajan  para mejorar, con pasión, dedicación y  madurez….más allá del discurso.
Yo me pregunto si los jugadores, clubes o técnicos hacen algo para que el nivel de protesta, juego limpio o atmósfera se "potivisen" en busca de una convivencia en paz, siendo capaces de fomentar en sus senos personas que quieran experimentar el arbitraje.
Hay muchos factores para analizar. … de varios lados. Las tecnologías también ayudan  a ver o conocer cosas que antes también existían, pero que eran inaccesibles.
Así entonces, las dificultades que son ajenos a los árbitros quedarán en las personas adecuadas para formular o reformular la situación.  En lo que a mi opinión respecta creo que la nueva generación de árbitros tiene muchos buenos aspectos en su haber (físico, teórico, imágen física, etc.),  pero otras muchas por mejorar….. algunas conscientes y otras no,  pero que indefectiblemente necesitan un trabajo comprometido  para  mejorar, potenciarse….y perdurar.
Como mencioné antes también habrá que analizar la cantidad y calidad de aspirantes que llegan a querer ser árbitros. El número de equipos/ jugadores creció en gran forma y la línea de crecimiento de los árbitros no acompaña a tal incremento.
Varios factores más para analizar y debatir:
Asimetrías de los árbitros respecto a los otros actores que componen un partido.
Referentes donde puedan reflejarse…
Profesionalismo…
Dedicación….
Compromiso…
Talento…
Pasión…
Acompañamientos serios…
Inversión…
Cientos, miles de cuestiones más.


Muchas veces por querer darle libertad a los árbitros terminamos liberándonos de ellos y no cabe duda que un crecimiento debe hacerse en conjunto, sostenido, sistemático. Habrá que debatir entonces entre todos donde queremos ir, que situaciones son las que culturalmente vienen de antaño, cuáles vienen desde el lugar de la conveniencia personal y cuáles estamos dispuestos a aportar desde todos los sectores a los que pertenecemos,  para que la grieta,  esa famosa grieta, no deje gotear las miserias y cegueras que por momento los humanos poseemos.


Thedy Adjemian